» Directorio » Sectores » Alimentación » Consejo Regulador » Consejo Regulador  
 
   


 

Consejo Regulador
de las Denominaciones Específicas Caballa de Andalucía y Melva de Andalucía
Glorieta del Agua, 4 - Edif. Aljama, planta 2, Ofic. 9
41940 Tomares (Sevilla)
Tel. y Fax 954 15 18 23

 
  “Si no existiera este Consejo, habrían desaparecido los procesos artesanales de elaboración de Caballa y Melva de Andalucía”
D. Manuel Becerra Tey
Secretario General del Consejo Regulador de las Denominaciones Específicas Caballa de Andalucía y Melva de Andalucía

La entrada de España en la CE, la ampliación de los caladeros de Marruecos, la situación de la pesca en general y todos los avatares económicos que en los tiempos actuales afectan a todo tipo de empresa y especialmente a las pequeñas y medianas, llevaron a que en el año 1997, un grupo de fabricantes de conservas de Caballa y de Melva constituyeran con la ayuda y el apoyo de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, la Asociación de Fabricantes de Conservas “Andaluces Artesanos de la Mar”.

Este fue el primer paso, ya que lo que se buscaba era llegar a una Indicación Geográfica Protegida (Denominación específica como se conoce en España), que reconociera los aspectos diferenciales y de excelencia que tienen estos productos frente a otros; de ahí nació, en 2003, el Consejo Regulador de las Denominaciones Específicas Caballa de Andalucía y Melva de Andalucía, uno de los pioneros en España. Hablamos con su Secretario General, D. Manuel Becerra Tey.

Para empezar, ¿en qué se caracterizan sus conservas “protegidas” de Caballa y Melva?

Nuestras conservas son ante todo, artesanales, destacando dos aspectos:
- Todo el proceso de elaboración es manual, las conservas son peladas a mano y estibadas en los envases por una mano de obra experta que, en muchos casos, ha conocido por sus padres la forma práctica de esta elaboración artesanal.
- Ausencia de productos químicos en cualquiera de las fases del proceso de elaboración (ni aditivos ni conservantes). Las empresas que forman parte de este Consejo sólo emplean aceite de oliva o girasol, como líquido de cobertura.
Ello responde a nuestro riguroso reglamento interno, el cual prohíbe el uso de productos químicos en sus procesos.

¿Qué beneficios obtiene el consumidor al adquirir una conserva de Caballa o Melva bajo el sello de garantía que el Consejo Regulador confiere?

Ante todo, cuando un consumidor compra estos productos, obtiene el grado máximo de Calidad y Seguridad Alimentaria, y ello es debido a que el Consejo tiene mecanismos de control muy rigurosos y exige las siguientes condiciones, de obligado cumplimiento para las empresas productoras que quieran el Distintivo del Consejo Regulador:

- La materia prima, el pescado, ha de ser de las especies Scomber Japónicus para la Caballa, Auxis Rochei y Auxis Thazard para la Melva. Estas especies migratorias se dan en las costas andaluzas, especialmente en la zona del estrecho de Gibraltar y en el Golfo de Cádiz.

- Todo el proceso ha de ser natural y artesanal: tanto la limpieza, como el pelado, descabezado uno a uno y envasado. Asimismo, el líquido de cobertura debe ser aceite de oliva o girasol.

Para asegurar todo ello, el Consejo envía inspectores o “veedores”, un mínimo de cuatro veces al año, externos todos ellos y objetivos, que llegan de improviso y revisan las condiciones higiénico-sanitarias de nuestras fábricas asociadas. Asimismo, dichos inspectores hacen un informe de valoración, toman muestras y las envían a laboratorios independientes, para sus análisis microbiológicos y genéticos (uno de estos laboratorios es el Centro de Investigaciones y Cultivos de Especies Marinas -CICE-, el oficial de la Junta de Andalucía).
Por si ello fuera poco, yo mismo tomo muestras en el mismo punto de venta, para garantizar una mayor seguridad.
Con todo ello, evitamos el fraude, que lamentablemente existe mucho con este producto. A lo largo de nuestra trayectoria no hemos tenido una sola incidencia.

¿Qué acciones está desarrollando su Consejo en estos momentos?

Ahora, nos interesa que el consumidor final nos asocie e identifique (a nuestro distintivo), como un símbolo y anagrama de Calidad en la conserva de pescado. Para ello, en estos momentos nuestras campañas de divulgación con el “Sello de Calidad Certificada” por la Junta de Andalucía son masivas.

¿A qué perfil responden sus empresas fabricantes de auténtica Caballa y Melva andaluzas?

Son empresa PYMES familiares, que viven el negocio de forma vocacional, que transmiten sus conocimientos de generación en generación, y que aún han de abrirse al mercado exterior.

¿Cómo ve su sector?, ¿y su Consejo Regulador?

Creo que el sector está sufriendo mucho. La materia prima está sujeta a fluctuaciones de precio, lo que repercute negativamente en nosotros.
Respecto al Consejo Regulador, lo veo de forma esperanzadora, aunque eso sí, aún tenemos que luchar mucho y defender nuestro producto. Creemos en lo que hacemos y estamos convencidos de que ofrecemos un producto natural y de calidad, que el consumidor necesita y demanda. De hecho, sino existiera este Consejo “habría que inventarlo”, ya que de no existir, insisto, habrían desaparecido los procesos artesanales de elaboración de Caballa y Melva andaluzas.

Por último, ¿qué objetivos persiguen en el futuro?

Continuar dándonos a conocer. Queremos crear una infraestructura para impulsar a nuestras empresas definitivamente, ya que el mercado aún no conoce suficientemente todo el esfuerzo que hay detrás de una auténtica Caballa y Melva andaluzas, un producto magnífico, de calidad incomparable, de nuestra tierra, sabroso y nutritivo: los expertos en nutrición de todo el mundo hablan del pescado azul, entre los que se encuentran la Melva y la Caballa de Andalucía, como un importante proveedor de grasas ricas en ácidos omega tres, que ayudan a prevenir las enfermedades coronarias, cardiovasculares y a combatir el colesterol.