» Directorio » Sectores » Alimentación » Frutos » ASPROCAN  


 
   

ASPROCAN

 

ASPROCAN
Avda. José Manuel Guimerá, 3, 5º piso
38003 Santa Cruz de Tenerife
Tel. 922 53 51 44 - Fax 922 53 51 39
www.platanodecanarias.net

 
  “Más del 80% del consumidor español prefiere el plátano a la banana”

Manuel Lorenzo Pérez Presidente de ASPROCAN

La Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (ASPROCAN) fue constituida en marzo de 1995 con el objetivo de defender los intereses de los agricultores canarios dedicados al cultivo de este producto, así como a la realización de campañas publicitarias de la marca Plátano de Canarias y a la defensa del sector ante la Unión Europea. En la siguiente entrevista, su Presidente, Manuel Lorenzo Pérez, nos explica algunos temas relevantes relacionados tanto con la propia asociación como con el ramo al que pertenecen.

¿Cuántos miembros tiene actualmente ASPROCAN?

Es una cuestión obligatoria que aquellos agricultores dedicados a la cosecha de plátanos en Canarias formen parte de alguna organización de productores para beneficiarse de las ayudas de Bruselas. Actualmente, existen seis organizaciones diferentes en Canarias, y todas ellas forman parte de ASPROCAN, lo que nos da una idea de la extraordinaria unión que nos distingue.

¿Quién puede formar parte?

El único requisito es acatar nuestros estatutos. De todas formas, como las seis organizaciones de productores de plátanos de Canarias están incluidas en nuestra entidad, no es probable que se incorpore ningún miembro nuevo, a no ser que se constituya una nueva entidad sectorial que quiera formar parte de nuestra estructura.

¿Cómo ha sido la evolución de su producto durante el último año?

El mercado correspondiente al ejercicio 2004 y a lo que llevamos de este 2005 se ha distinguido por una gran estabilidad, a pesar de la crisis de los meses de enero, febrero y marzo de 2004 debidas a un descenso excesivo de los precios, que provocaba que el agricultor vendiese muy barato y que el consumidor comprase demasiado caro. Sin embargo, en este 2005 hemos logrado precios record en el mercado debido al descenso del 19% de la producción, una circunstancia que ha beneficiado los intereses de los agricultores y que no se había logrado en muchísimos años.

¿Se trata de un sector exportador? ¿Hacia qué mercados?

Más del 90% de nuestra producción es destinada hacia nuestro mercado natural, que es España, Baleares y Portugal. En este sentido, es importante destacar que más del 80% del consumidor español prefiere el plátano a la banana debido, sobre todo, a su excelente sabor. Además, estamos comenzando los trámites pertinentes para nuestra penetración en otros países europeos, como Hungría, Polonia y Alemania.

¿Cuáles son las principales problemáticas a las que deben hacer frente?

Tenemos dos problemáticas fundamentales. La primera tiene que ver con el arbitraje que se está llevando a cabo para la adaptación del sistema de importación de la banana a otra modalidad sin contingente y con un solo arancel de 230 euros por tonelada, una cantidad propuesta por la Comisión Europea que se encuentra en fase de estudio por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El laudo definitivo tiene que ser publicado antes del próximo dos de agosto, y de su resultado dependerá en gran medida el futuro del plátano. La otra problemática está relacionada con el recorte de las ayudas que se están produciendo en el seno de la Unión Europea. Nosotros necesitamos un doble blindaje ante este recorte debido a que cultivamos un producto especial y a que requerimos un trato preferencial al estar considerados como región ultra periférica.

¿Por qué existe una diferencia de precios con respecto a Martinica y Guadalupe?

A mediados de la década de los 90, el precio de los productos procedentes de Martinica y Guadalupe era superior al del plátano de Canarias debido a su mayor calidad y mejor preparación. Sin embargo, gracias al gran esfuerzo colectivo realizado por nuestro sector a través de campañas publicitarias y de la instauración de criterios de trazabilidad que garantizan la excelente calidad de nuestros artículos, hemos ido mejorando paulatinamente y hemos ido ganando terreno a estos dos orígenes porque hemos logrado adaptarnos mejor a las circunstancias del mercado, hasta el punto de que nuestros precios han llegado a doblar en algunas ocasiones a los de Martinica y Guadalupe.

¿Se siguen criterios de trazabilidad?

Sí, seguimos estrictos criterios de trazabilidad, hasta el extremo de que somos capaces de ofrecer toda la información relacionada con cualquier caja de plátanos, desde la finca de cosecheros en la que se cultivó hasta el empaquetado en el que fue elaborado, la persona que lo manipuló, la fecha exacta, la unidad de carga, el tratamiento recibido por parte del plátano, etc. Esto permite proporcionar al consumidor una seguridad alimentaria imprescindible a día de hoy.

¿Qué campañas publicitarias se están preparando?

Existe un gran temor en nuestro sector porque hasta finales del presente año hay estipulada una cantidad muy concreta de Kg. asignada a la entrada de bananas en el mercado europeo, pero a partir del uno de enero de 2006 se podrán importar las cantidades de forma libre, lo que comportará una guerra terrorífica entre las grandes multinacionales y comercializadoras que se traducirá en una inundación de bananas en el mercado y en una bajada de precios, sobre todo si el arancel no se corresponde con la situación actual. Ante esta coyuntura, nosotros debemos luchar con dos armas: calidad y publicidad, con la finalidad de informar al consumidor de las múltiples ventajas que ofrece el plátano con respecto a la banana.

¿Qué perspectivas de futuro se vislumbran para este sector?

Nuestros objetivos primordiales se basan en mantener nuestra lucha dentro del sector. En 2004 entraron en Canarias unos 300 millones de euros correspondientes al ramo del plátano, una cantidad muy importante para la frágil economía insular, debido sobre todo a los costes que comporta nuestra lejanía. Además, contamos con 18.000 puestos de trabajo y con un total de 12.000 agricultores. Por tanto, nuestro reto es seguir promocionando y comercializando nuestro producto, tal y como venimos haciendo desde el siglo XIX.